Photos from Flickr

Recomendaciones clave para la Transformación Digital en EDUCACIÓN

Si entendemos que la Disrupción Tecnológica es el “cambio abrupto que está aconteciendo por el impacto que las nuevas tecnologías digitales y los nuevos modelos de negocio imprimen a las propuestas de valor de los bienes y servicios existentes”. Y si aceptamos que el sector educación está compuesto por “centros de enseñanza, universidades y escuelas de negocio de ámbito público y privado, así como consejerías y entidades que velan por prestar o prestan la mejor educación y formación que les es posible, para ciudadanos de todo tipo de role, a lo largo o en algún momento de su vida”. Entonces, cabe pensar que la disrupción tecnológica está afectando de lleno al sector educativo muy significativamente (según Fundación Orange es el 6º sector económico por incidencia del impacto, con las tecnológicas, financieras, media y retail por delante y ¡todos los demás sectores por detrás!)  .

Esa disrupción estaría compuesta por un torrente de tecnologías como el BYOD, la cultura maker, la robótica e impresión 3D, la Inteligencia Artificial y los bots, el aprendizaje ubicuo o u-learning, los contenidos basados en realidad virtual y aumentada, el IoT y los wearables, la gamificación, los interfaces naturales, la personalización de programas, socialización y aprendizaje adaptativo, etc., etc., pero también por cambios culturales asociados a consumidores nativos digitales, el p2p, la globalización, la omnicanalidad que exigen los nuevos alumnos, el cuestionamiento de las titulaciones, etc., etc.

Ante esa avalancha tecnológica y cultural, son muchos los retos a los que se enfrenta el sector educación, tales como:

  • Tener que formar estudiantes para las profesiones que todavía no existen, sabiendo que el 47% del empleo actual desaparecerá entre 2025 y 2035 .
  • Economías de escala y tecnologías que habilitan clases masivas a decenas de miles de estudiantes, que pueden cursar un programa oficial en cualquier parte del mundo sin salir de casa.
  • Necesidad de contenidos complejos de diseñar y desarrollar, basados en realidad aumentada o virtual,
  • Plataformas educacionales ubicuas, sociales y que permitan desarrollar competencias y personalización del trayecto curricular, adaptadas a cada estudiante durante toda su vida.
  • Estudiantes que son clientes con exigencias de experiencias wow ( digitales y mobile first) en sus interacciones. Nativos digitales que son consumidores multicanal habituados a más de 20 fuentes de información de una marca antes de decidir su compra
  • Bots que pueden sustituir al profesor en una parte importante de su interacción con el alumno.
  • Inteligencia Artificial, sobre BigData, que comienza a prever trayectoria de los estudiantes años por delante de su propia vida.
  • Talento tecnólogo y pedagogo escaso para abordar los nuevos retos.
  • Competencia global  en el sector educación y de todos con todo. Alumnos que se convierten en profesores en plataformas p2p junto a nuevos modelos educativos.
  • Y muchos otros…

y donde la Transformación Digital es la única respuesta positiva y constructiva para afrontar el mejor futuro de alumnos, instituciones educativas y sociedad.

Podemos definir Transformación Digital en Educación como “el uso de tecnología para mejorar la eficiencia en los procesos formativos y la experiencia del alumno, y mejorar la productividad de la entidad educativa, sus profesores y su staff, pero también para impulsar la innovación y la creatividad, y lograr con ello cambios profundos y acelerados en la cultura corporativa, en las personas, en los procesos, en los modelos educativos y en los de negocio.

Son muchos los modelos para abordar la Transformación Digital  (Roca Saltavella, Territorio Creativo, Altimeter group, Accenture, etc., etc.)  y mucha la literatura existente al respecto, pero sintetizando mucho el factor común de los modelos nos habla de asumir la transformación a 3 niveles, desde el más interno y cultural, al más externo centrado en el alumno, pasando por el modelo educativo y de negocio. Así pues hablaríamos de transformación a nivel de:

  1. Institución digital:

–       Una cultura organizacional adaptativa, flexible y abierta. Con un estilo de liderazgo transformacional, inspirador, dialogante y comunicativo. Con procesos ligeros y operaciones ágiles. Orientado a motivaciones intrínsecas y al engagement con profesores y staff, poniendo a las personas primero. Y todo ello, precisamente habilitado por la tecnología.

  1. Educación digital:

–       Nuevos modelos de operación e ingresos facilitados por la tecnología (ej.: nuevos programas pegados a la demanda, comercialización de contenidos, moocs o formaciones blended, internacionalización, micro titulaciones, tutorización virtual y bots,…).

–       Utilización de canales digitales para comercializar (ej.: digital mkt), construir productos educativos y servicios digitales, y hacer frente o adoptar nuevos modelos pedagógicos habilitados por el uso de tecnologías digitales (universidad-escuela digital).

  1. Alumno digital:

–       Analizando la experiencia digital de nuestros alumnos (en términos de marca, matriculación, asistencia, fidelización, patrones, tendencias, características soft. etc.)

–       Englobando todos los puntos de contacto y canales entre el alumno y la marca.

Para facilitar esta transformación digital multinivel, algunos de los ingredientes de la Transformación Digital más señalados por diversos autores serían:

  • Diseñar un plan estratégico que incluya una hoja de ruta de digitalización
  • El equipo de direccióndebe mostrar un compromiso incuestionable y actitud hacia la transformación.
  • Incorporar un Digital Chief Officero CDO al organigrama.
  • Capacitaren visión, dominio de la tecnología y comunicación digital a profes y administrativos
  • Redefinir los valoresde la institución incluyendo alguno de los más fértiles a la Transformación Digital (ej.: flexibilidad, adaptación, generosidad, transparencia, colaboración, diversidad…)
  • Ajustar culturalmentela institución anteponiendo la adaptabilidad a la eficiencia, las redes a la jerarquía, el empowerment al control del empleado, la comunidad a la gestión de proveedores, la motivación intrínseca a las recompensas extrínsecas.
  • Fomentar un liderazgo creativo y lleno de entusiasmo, centrado en las personas, fluido en los medios digitales, donde la innovación y el engagement del alumno (y del cliente interno) sea su pasión.
  • Comunicar la visión. Comunicar socialmente. Con transparencia.
  • Impulsar y dinamizar la innovaciónno solo como un departamento, sino como actitud en la institución.
  • Probar con la introducción de tecnologías colaborativas y socialesen proyectos pilotos, e iteraciones cada vez más inclusivas dentro de la empresa.
  • Ganar agilidadliberándose de procedimientos complejos y costes innecesarios, simplificando y externalizando todo lo colateral.
  • Escudriña los datos. Analiza el comportamiento del alumni. Obtén inteligencia.
  • Provisionar el puesto de trabajo virtual y ubicuo, y extenderlo de forma generalizada.
  • Pedir ayuda externapara incorporar buenas prácticas e ideas, metodologías y tecnologías que ya funcionan en casos similares.
  • Reservar recursos y financiaciónpara el importante trayecto a acometer.
  • Dar mucho fuelle a la creatividady a la innovación

No son fáciles de llevar adelante estas indicaciones, porque son muchos los problemas reconocidos por varias fuentes, como por ejemplo:

  • Resistencia al cambio por parte de los formadores (y de muchos padres y madres de los alumnos)
  • Falta de conocimientos de los formadores en temas digitales
  • Explosión en el número de innovaciones educativas y falta de evidencia
  • Ausencia de figuras técnicas especializadas en muchos centros educativos
  • Limitación de recursos para invertir en infraestructuras tecnológicas para la educación
  • Dificultades del salto de las iniciativas individuales al uso masivo de la tecnología
  • Los temas de privacidad y protección de menores también influyen en la tecnología aplicada a la educación
  • Dependencia de regulaciones y trabas administrativas

Sin embargo, y pese a todo, llevando a cabo las recomendaciones mencionadas en la medida de lo posible, dentro del modelo de transformación elegido por la institución educativa, podemos estar tranquilos de que estamos dando la mejor respuesta para nuestra organización, nuestros alumnos y nuestra sociedad ante el tsunami tecnológico que está desbordando ya nuestro presente y mucho más nuestro futuro.

By | 2017-03-06T12:23:51+00:00 febrero 28th, 2017|Digitalización, Innovación Educativa|0 Comments

About the Author:

Ingeniero superior de Telecomunicación , Master en Dirección Comercial y Marketing, Máster universitario en diseño y fabricación integrada, Executive MBA, Doctorando en última fase. Actualmente CEO en ENCAMINA, socio director en ENTRESISTEMAS, emprendedor en DeROBOTICA, con 15 años de experiencia previa en consultoría tecnológica, y 10 en dirección de marketing y dirección general. Además, los últimos 8 años, profesor postgrado en ESIC Marketing & Business School.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies