El próximo 1 y 2 de Abril realizaremos el próximo Simposio Internacional de Innovación Aplicada IMAT 2019, en el que contaremos con Ana Roa García, Pedagoga. Profesora especialista en Educación Infantil. Terapeuta familiar experta en análisis transaccional y postgrado de especialización en TDAH, que realizará una experiencia docente.

A continuación, Ana nos cuenta un breve avance sobre lo que nos contará en IMAT:

Somos seres racionales, pero también emocionales. No podemos separar esta condición. Siempre que tengamos la perspectiva de educar las Altas Capacidades tendremos que atender a la persona en su conjunto y el diagnóstico también debe incluir ambas perspectivas, ya que cada uno de nosotros poseemos nuestras capacidades cognitivas, nuestros valores y rasgos de personalidad distintos y diferenciados.La educación no tiene “talla única”.

Es cierto que la excepcionalidad de las A.A. C.C. debe estar evidenciada de alguna u otra forma para poder ser detectada. El problema surge al buscar un modelo prefijado, como en tantas otras tipologías de alumnos/as y eso crea un sesgo valorativo que repercute, no ya en los resultados, si no en la posibilidad de detectar mejor y con mayor precisión a las personas con A.A. C.C.

Las cualidades intelectuales, sobre todo aquellas consideradas como las funciones superiores, ese concepto de Inteligencia basada en la capacidad de entender, comprender, analizar y resolver problemas no es suficiente. Y no lo es cuando nos olvidamos de que el cerebro es racional, lógico y, también, emocional.  Olvidar o no considerar que aparte del C.I. (Cociente intelectual) tenemos un C.E. (Cociente emocional) es no entender la realidad de la persona, no sólo individual, sino como ser social. La persona con A.A. C.C. tiene “cerebro y corazón”, piensa y siente en sí mismo y en sus relaciones sociales y familiares.  Y este dato es importante para que nos ayude a entender y comprender que las calificaciones o los desajustes sociales tienen que ver con la inteligencia racional y emocional, implicadas siempre en cualquier actividad y formando parte de los pensamientos y decisiones.