Desde aquella lejana memoria de la infancia, he ido entendiendo que no es la enseñanza, sino el aprendizaje, lo que debe ocupar el lugar central. Por eso me he convertido en una aprendiz eterna y en una asidua de jornadas, simposios y congresos de educación, bien como espectadora, bien como ponente.

En eso andamos desde hace décadas, y en varios niveles educativos: disfrutando y aprendiendo del camino de la vida, mientras comparto mi pasión con aprendices en colegios, en la universidad, y con muchos compañeros de profesión de ayer y de hoy; en España allende los mares.

Pero sobre todo, aprendo cada día de mis hijos, de Andrés, mi compañero de viaje, y del súper equipo que me acompaña en Educando. Ellos son el combustible inagotable de inspiración e ideas, sin los que mi aprendizaje sería mucho más pobre. Es con ellos con quienes se hace realidad el mejor y más productivo trabajo en equipo. Somos seres sociales y venimos programados para aprender juntos.

De niña estudié en un colegio madrileño “de barrio”, el Beata Filipina, con una monjas muy modernas y marchosas que vestían de seglares y que, sin conocer a Howard Gardner, ya entendían en los 80 del siglo pasado que el aprendizaje era más duradero y significativo cuando nos llegaban los conceptos a la vez y por multitud de estímulos.

Recuerdo con cariño cómo estudiábamos los números romanos en matemáticas, hablábamos de Julio César en la clase de “Soci” (así le llamábamos entonces los niños de EGB a las Ciencias Sociales) y construíamos una maqueta del acueducto romano de Segovia con piezas de arcilla. Eso sí, después de haber vuelto de ver los mosaicos del Museo Arqueológico de Madrid, en cuyas salas pasé horas inolvidables con mis compañeras.

Creo que gracias a aquellas monjas del Sagrado Corazón mi cabeza siempre busca la conexión “global” y me apasiona hoy tanto el mundo de la educación.

Desde 2005 he simultaneado también el trabajo en colegios con mi labor docente e investigadora en la Universidad Camilo José Cela, de Madrid.  Hoy en día enseño CLIL (Content and Language Integrated Language) en dos de sus posgrados: el Máster en Educación Internacional y Bilingüismo, y el Máster de Educación Secundaria. Mis líneas de investigación versan sobre el impacto que produce en el aprendizaje el uso de las metodologías activas, de la tecnología y la transformación de espacios educativos

Además, dirijo el “Especialista en Aprendizaje Cooperativo e Inteligencias Múltiples” que organiza Educando en colaboración con la UCJC. Han sido cinco ediciones en que he crecido, compartido, disfrutado y aprendido plenamente. Vamos a por la sexta edición en el curso 2019-20.

Me encantaría que me acompañarais en IMAT2020, donde podremos compartir más de mi experiencia en el mundo de la educación.