Por María Guijarro.

Por todos es conocido el giro repentino que hemos tenido en nuestras vidas tanto nivel profesional como personal y lo curioso es que hace apenas unos meses teníamos, vivíamos y planificábamos en otra realidad.

Son estas cosas que la vida te da y arrebata, las que te hacen reflexionar sobre como estás viviendo y aportando tu granito de arena en el camino que nos toca andar, y, es durante este camino donde más aprendemos, equivocamos y evolucionamos. Unas veces nos encontramos con hitos personales y familiares, y en otras ocasiones, como ésta, ante un hito global.

¿Qué hacer ante una situación que nunca nadie antes ha vivido que implica a todo el Mundo y que está llena de incertidumbre y riesgo?

Nos guste o no, estamos ante nuestra nueva realidad, y. digo nuestra porque es de todos, de ¡TODOS!

Más que nunca se oye que la unión hace la fuerza, oímos quejas, llantos, frustración, desesperación, intranquilidad y de entre estas nubes grises salen y se asoman voces de esperanza, aliento, ilusión, unión. Salen unos héroes, sencillos, humildes, con ganas de aportar sin más, para construir un mañana.

Estamos en momentos de reflexión, de pensar que debemos dejar de hacer para dar paso a lo que debemos hacer, demostrar con hechos que se puede aportar con pequeñas acciones para construir unos cimientos solidos y firmes en los que crezca nuestra nueva sociedad, nuestra nueva realidad.

Gracias a todos los que velan por los que estamos en casa, limpiando nuestras calles, empresas, parques…todo aquello que añoramos.

Gracias a lo sanitarios que con su dedicación, valor y esfuerzo nos cuidan hasta el último aliento.

Gracias a los repartidores que nos ayudan a conseguir productos que necesitamos, gracias a los policías por vigilarnos, y a una infinidad de profesiones y oficios que no podemos olvidar y no caben en estas líneas…

Y me centro en un colectivo, ni mas ni menos importante, pero un eslabón de la cadena que forma la sociedad, la educación.

¡TENEMOS UN RETO!

Formar en contenidos se da por supuesto, en valores es necesario más que nunca, pero va más allá, debemos EDUCAR. No podemos hacerlo solo los maestros, profesores o docentes. Necesitamos a todos los stakeholders más unidos que nunca: familias, empresas, universidad, colegios, instituciones, investigación, asociaciones, innovación, alumnos, ¡TODOS!

Tenemos un gran reto, como decían autores como Fonatinini et al.(2020) en una de sus charlas, es la hora de pensar en un programa RESTART.

Debemos cambiar primero nosotros y convencer del cambio, cambiemos como personas, cambiemos como negocios, cambiemos como sociedad.

Como decía Benedetti “La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar” y esa es nuestra nueva realidad. Trabajemos porque nuestras generaciones presentes y venideras sepan trabajar y vivir con estas margaritas.

Todos los años nos ha encantado reunirnos y hablar de educación pasada, presente y futura, reflexionando y esbozando proyectos que llevarnos de nuestras carteras a las aulas o centros, es IMAT.

Este año, es especial, IMAT se reinventa, IMAT RESTART, queremos seguir juntos construyendo de diferente manera pero con más ilusión que nunca.

Os presentamos acciones que vienen para quedarse y nos encantará que formemos nuevas juntos y empezamos con Face to Face.

A partir del miercoles 22 de abril tenemos el placer de oír a dos personas Face to face” dos vivencias de dos universidades en dos países diferentes y seguiremos cada miércoles, nos encontraremos con realidades, problemas, planteamiento de soluciones, reflexiones, tendencias.

¡Únete y se partícipe del cambio!